El proyecto gira entorno a una serie de retratos audiovisuales, sobre diez personas que, a juicio del autor, no deberían morir nunca. Esta obra habla de amor. Esta obra habla de muerte. La muerte como conclusión de la vida, pero fundamentalmente como finalización del amor.
Amor y muerte en un proceso que se cierra sobre sí mismo… bla bla bla.
Constituye una reflexión sobre el tipo de relaciones que establecemos con las personas que nos rodean y de cómo estas influyen en nuestra felicidad y desarrollo personal. También habla de la muerte. La muerte como conclusión de la vida, pero fundamentalmente como finalización del amor.
Jesus Pueyo es un artista interdisciplinar que desarrolla su trabajo desde comienzos de los noventa, materializando sus propuestas en diferentes formatos: cine, video creación, espectáculos teatrales y multimedia, performance, instalación… Algunos de sus trabajos: Sonic Trash, video musical (2012), El vídeo-diario de Jess, largometraje experimental, o Incógnitas, exposición colectiva en el Museo Guggenheim, Bilbao (2007).