pastedImage(2)

Unlid 4 Activia / Acrílico, resina, yeso / 12,5 x 7 x 12,5 cm / 2016

Tania Blanco

Unlid 90 g of cooked turkey / Acrílico, yeso / 20,4 x 2,9 x 13,4 cm / 2016

Tania Blanco

Unlid 250 g of butter / Acrílico,escayola / 14,3 x 5,9 x 9,2 cm / 2016

pastedImage

Unlid 200g of Havarti Cheese / Acrílico, yeso / 13,6 x 19,1 x 2,7 cm / 2016

pastedImage(1)

Unlid Cfr eggs / Acrílico,yeso / 14,5 x 7,6 x 9,8 cm / 2016

 

Tania Blanco es licenciada por la Facultad de Bellas Artes de San Carlos de Valencia en 2001. La obra de Tania Blanco tiene un carácter poliédrico en la cual diversos vectores convergen entre los que destacan reflexiones sobre eventos socio políticos recientes y preocupaciones medioambientales. Desde que terminó sus estudios ha participado en residencias artísticas y recibido premios y becas como la Pollock-Krasner Foundation Grant, la beca de residencia de la Casa de Velázquez (Académie de France à Madrid), la beca de la Fundación Especial Caja Madrid (Generaciones 2014), la beca de residencia de la Bogliasco Foundation (Liguria Arts Center), la beca de la Fundación Caixa Galicia, la beca Alfons Roig en su XX convocatoria (Diputación de Valencia), la beca de residencia Formarte del Ministerio de Cultura (Collège d´Espagne à Paris), o la residencia en la Cité Internationale des Arts en Paris. El trabajo de T.Blanco también ha sido mostrado en exposiciones individuales en museos y galerías como la Sala Parpalló (Valencia, España), la Galería Alarcón Criado (Sevilla, España) o el Centro de Arte Contemporáneo de Perpignan (Francia). También ha participado en diversas exposiciones colectivas en espacios como el Centquatre (Paris) o La Casa Encendida (Madrid), y en Ferias de Arte Contemporáneo como SUMMA (Madrid), KIAF (Seúl, Korea) o CIGE (Beijing, China).

UNLID es un proyecto sobre la industria alimentaria que se focaliza en dos vertientes: la industria cárnica y de la agricultura intensiva. Consiste en una serie de escultura-pinturas destinadas a formar un conjunto instalativo que reflexionan y cuestionan el origen e impacto que producen los alimentos procesados que se adquieren a diario en las cadenas de supermercados y grandes superficies comerciales. UNLID (destapar) se articula a partir de la recreación, apropiación y reinterpretación de los embalajes de los alimentos envasados procedentes de la industria alimentaria. La alteración de la maquetación y gráfica original de los embalajes tiene por objeto arrojar un foco de luz sobre el sistema de alimentación, las políticas internacionales y los modelos agroalimentarios.

Los embalajes o packaging de los alimentos industriales a menudo muestran una imagen cuidada donde colores, formas y la propia naturaleza del contenido son retocados para aparentar más jugosos, sabrosos, naturales y frescos. Sin embargo las bambalinas de la industria alimentaria siguen siendo un territorio poco familiar para la mayoría de los consumidores: hacinamiento, enfermedades, hormonas, antibióticos, sedantes, ejecuciones dolorosas, agrotóxicos y medicamentos en la cadena alimentaria, contaminación medioambiental, etc.

Investigadores, científicos y activistas ya han puesto en evidencia que las prácticas de la industria alimentaria anteponen sus beneficios económicos a la calidad de los productos que comercializan. El objetivo del proyecto UNLID es destapar una parte de estas investigaciones, además de despejar el camino hacia la aplicación de alternativas para la recuperación de la soberanía alimentaria.

www.taniablanco.com