En el quinto día de los VI. Encuentros con la Investigación Enriko Masak y Hasier Goikolea Revilla compartirán con los asistentes los resultados de sus trabajos de fin de Máster en Investigación y Creación en Arte de la Facultad de Bellas Artes en la Universidad del País Vasco (UPV-EHU).

Entrada libre hasta completar el aforo.

VI. ENCUENTROS CON LA INVESTIGACIÓN

16 de mayo, 19:15h, Art House Zinema.

Enriko Masak

Enriko - Makapansgat

“Capa neuropsíquica en la escultura”.

 

Una de las cuestiones principales en la neuroestética es el modelo de la consciencia escultórica. La investigación contemporánea todavía ha tratado muy poco los temas entorno la forma y su efecto al sujeto.

La rama escultórica de la neuroestética indaga los mecanismos de Arte usando las herramientas fisiológicas, filosóficas, semióticas, clínicas etc. Los ladrillos de la conciencia se ven más evidentemente en el Arte hecho en los albores de la humanidad. Así igual de válidas son las deficiencias cerebrales como punto de referencia. El toque científico puede revelar perspectivas inhabituales; la cuestión en el contexto de la Ciencia reside en que ¿qué añade o sabe la Ciencia de la estructura y del comportamiento simbólico en el Arte? ¿Hay algo en la escultura que nos afecta en el nivel más básico?

Esta condición que estuviera compartida entre el Arte contemporáneo y el Arte prehistórico nos permite sacar conclusiones sobre el comportamiento escultórico.

Hasier Goikolea Revilla

Horizontal-hasier

“Horizontal”.

 

¿Ves la línea horizontal que separa el cielo de la tierra? Ahí está el pueblo de mi padre.

 

Bilbao ha cambiado mucho desde que nací, pero Matadeón no tiene tiempo.

 

Las golondrinas han ocupado el nido del portalón otro año más.

A primera hora salen y vuelven con un poco de tierra y paja, una y otra vez.

Hacen obras y nosotros también.

El cielo de aquí no es tan grande como el de León, porque está entre montañas.

 

Cuando era pequeño, teníamos las abejas en el corral. Tendría tres años cuando me acerqué al enjambre y metí el dedo, por probar. Tras 18 aguijones aprendí. Acercarse desnudo a la realidad puede llevar a la muerte. Afortunadamente no fue así, y ahora me acerco con cámara y objetivos.

Hoy están al lado de los chopos, a un kilometro de distancia y por primera vez he acompañado a Jokin a catar la miel. Ha comprado un traje nuevo para mí.

 

Acercarse a la casa es volver a mi padre.

Salió de niño de Matadeón para vivir en Mansilla con sus tíos. Ellos no tenían hijos, pero dinero si. La pensión de inválido de guerra era generosa para algunos. Tras muchos años interno en seminarios estudió para cura, pero abandona la religión y se hace comunista. Más de cuarenta años en Bilbao, pero para és, ir a Matadeón es como regresar a casa. Ahora planta ajos para todo el año.

 

Solo quiero poner una película entre tú y yo, sin metáforas. Apenas unos cuantos planos consecutivos de esa realidad que creamos juntos. He hecho un documental más falso que una ficción para acercarme a ti.

 

Vivir también es investigar. Le doy un poco de recuerdo al futuro, porque lo fácil es olvidar.