El trabajo de Alazne Zubizarrieta parte el archivo, de imágenes almacenadas que le han llamado previamente la atención. Este afán de archivar está más relacionado a la intención de registro que a la funcionalidad artística; pero al aglutinar las imágenes pueden observarse filtros temáticos o estéticos como  lo macarra, lo brillante, la comida o la pareidolia.

A partir de este archivo que nutre un imaginario, Alazne despliega una serie de imágenes intervenidas desde la gráfica, espacio donde consigue hibridar registros. Entiende el campo expandido como un ámbito donde se superponen e interrelacionan materialidades y técnicas de producción. La abstracción gráfica converge con unos individuos recurrentes y traviesos que de alguna manera integran un contrapunto en clave de humor. Lo popular y lo oscuro, los símbolos recurrentes: hachas, cadenas, pelotas con pinchos, monigotes. Banderas, quizá para la guerra, fondo y figura se funden, confunden, el objeto artístico se desacraliza.

Alazne Zubisarreta (Gipuzkoa, 1994) Estudió Bellas Artes en UPV-EHU y ha realizado estudios complementarios de diferentes técnicas de grabado en varias escuelas y talleres. Entre sus exposiciones se encuentran Itzuli barik, Programa Harriak de Eremuak, Casa de cultura de Arrasate (2019); XX.Artist meeting point “EZ-a”, Okela, (2019); Exposición dentro del programa de Calcografía Nacional de certamen jóvenes creadores y mención de honor (2019); ARTEAN III, Kultur Ate, Arrasate, (2019). Gigante feísimo, Narata, Bilbao (2018); Exposición programa artistas noveles Guipúzcoa 2018, en Koldo Mitxelena, Donostia. (2018); Exposición colectiva 7/7 en la casa de cultura Portalea, Eibar (2018). Exposición colectiva “Sueño” en Aire Galería, Bilbao (2018); Fanzines+tormenta eléctrica, taller sobre autoedición en la bliblioteca de Tabakalera, Donostia.