La ayuda está destinada a la exposición que voy a realizar en octubre en la sala de Portalea en Eibar. Tiene como título “Azulejos” y en esta podremos encontrarnos con pinturas, dibujos, cerámica y grabados.

Llevo a cabo la práctica artística desde una procesualidad radical, en la cual es el propio lenguaje plástico el que va determinando las decisiones que se toman en la creación. Parto de la pintura hacia otras disciplinas como el grabado, el dibujo y la cerámica teniendo a la incertidumbre como faro. En estas últimas disciplinas no tengo un gran conocimiento técnico. Aprovechando ese estado de incertidumbre, utilizo el autoboicot y el desapego hacia los resultados, para hallar “lo nuevo” y encontrar situaciones estéticas que consigan sorprenderme.

La exposición se compondrá de las obras realizadas entre los meses de enero y octubre de 2022. Es un trabajo de relaciones. Por un lado, relaciones en el sentido de la imagen, llevando elementos estéticos similares a diferentes respuestas artísticas. Por otro lado, relaciones a la hora de trabajar, trabajando las obras simultáneamente, que hace que se retroalimenten unas a otras.

Todas esas obras tienen relación con las palabras. Palabras que llevan a un imaginario en concreto, a la búsqueda de la subjetividad de las mismas. La exposición va a estar sujeta a la palabra “azulejo”. Un azulejo es una pieza de cerámica, cuadrada o rectangular, que presenta, normalmente, imágenes geométricas. Su principal función es decorativa. En mi caso, hago mía la palabra para inventarme un concepto y conseguir que evoque un significado opuesto o bastante lejano a la realidad.

Aquí, aparece otra relación que trato de explorar: la relación de las obras con los azulejos que voy encontrándome en mi día a día. Dejando espacio al azar y a la casualidad, todos aquellos azulejos que me sorprenden estéticamente, son fotografiados y llevados a las imágenes que
creo. Empezar a observar los azulejos y baldosas, me ayudó para ampliar mi imaginario, desde abstracciones orgánicas a geométricas. El azulejo y su estética han sido un impulso para reestructurar mi propio proceso y el resultado de este. Se ha convertido en la mejor “excusa” para que las ideas no se agoten.

La exposición estará compuesta de obras que pertenecen a diversas disciplinas desde una misma visión, un imaginario común, que se convierte en nexo y deja que florezca un lenguaje personal. Por eso mismo hablo de proceso, porque la única certeza es la línea temporal que establezco para crearlas hasta su meta, que es la exposición.

Almudena Maeso (Ermua, 1997). Grado en Arte con especialidad en pintura gráfica, Máster Universitario en Pintura y Doctoranda en Investigación en Arte contemporáneo, en la UPV/EHU. Exposiciones individuales: “Re-forma”, Aroztegi Aretoa (Bergara, 2022), “Encantamientos”, Bilbao Historiko expogela (Bilbao, 2021), “Diversa”, Espacio expositivo de la casa rural Satxu (Markina, 2018).