Oreka 

Quitar la pintura de la pared, transferir la plasticidad a otras dimensiones, experimentar con todo lo experimental: esas son las intenciones de Ane Zelaia a la hora de plantear su trabajo. A partir de los cambios de mente que surgen de los deseos, intuitivamente relaciona lo que está en el espacio. Comprender las diferentes funciones de los objetos y cuerpos, y hacer que el cuerpo mismo sea consciente. Desde esta manera de entender el proceso creativo, lo material y lo humano son más importantes que los movimientos que surgen entre el elemento y el ser humano, teniendo en cuenta los diferentes ritmos, equilibrios y tensiones que surgen entre ellos. No hay mejor respuesta que la que surge; lo que se adquiere va de acuerdo con lo que se da.

Con la experiencia del taller, su proyecto va de activar diferentes ambientes creando espacios que interactúen con los objetos, y donde se establece un ritmo coreográfico entre los diferentes cuerpos puestos en relación.

Los movimientos van y vienen, uno tras otro. Estoy allí, tratando de concentrarme en el movimiento, sintiendo el reflejo de las decisiones y tomando otras nuevas. Es una cuestión entre cuerpos y materiales. ¿Qué sugiere cada forma, textura, peso, sonido? ¿Cuáles son las posibilidades de los materiales? ¿Cómo nos relacionamos con ellos?

Ane Zalaia es graduada de Bellas Artes por la Universidad de Granada, URG (2018). Continuó sus estudios con el Máster en Pintura de la UPV / EHU (2019). Algunas de sus exposiciones son: Pintura, Civivox Iturrama, Iruña, 2019; Destellos. Caja Vital Salan, Gasteiz, 2019; Cara a cara, Centro Cultural Loyola, San Sebastián, 2019. Pinturas efímeras para la eternidad, Box Vital Salan, Gasteiz, 2018; Intervención artística en semana de ciencias con Ana María Cabanes, Clara Campoamor, Centro Cultural, Barakaldo, 2018; Arte por la Vega, con el colectivo Socyarte, Palacio de las niñas nobles, Granada, 2018; A La Calle, en el auditorio Manuel de Falla, Granada, 2017; Al desnudo, dibujando la CaTony natural, Altea, 2016.