Imaginemos una intrusa que capta una conversación en una lengua que desconoce. Un mensaje que se genera frente a ella y que tiene como objetivo un interlocutor invisible. Tiene la impresión de no comprender del todo el contenido del mensaje, pero siente su importancia. Antes de que desaparezca toma nota para poder transmitirlo por si acaso, más tarde, alguien puede llegar a comprenderlo.

Así, percibo el mundo como poblado de mensajes visuales con connotaciones que sobrepasan la significación primera de los objetos que los producen. Una luz que cambia el aspecto de un lugar, un gesto que nos sorprende, la disposición particular de unos elementos en el espacio, transforman las cosas conocidas en insólitas. Me siento testigo de estos fenómenos, que habi­tualmente capto en fotografías. Elijo después la pintura como medio para recrearlas, sabiendo que puedo servirme de los aspectos que son propios a esta técnica (la composición, el color, la aplicación de la materia) para acentuar su extrañeza, reforzando así la impresión sentida.

Mi proyecto es, pues, fruto de una experiencia vital, del diálogo con las cosas. Parto de imágenes, apuntes, textos y sensaciones que desarrollo y concretizo en cuadros. Pasada esta etapa inicial, la de la idea que da origen, el planteamiento pictórico se abstrae. El cuadro se convierte en un desafío en el que cada color, con su peso, su textura y su disposición, ha de encontrar la forma de relacionarse con los otros. Finalmente, en un conjunto fuertemente regido por la geometría, la tensión entre color y composición hace que la imagen cobre vida, fijando en el tiempo y con aún más fuerza la sensación efímera que sirvió como punto de partida.

Ara Méndez Murillo (Córdoba, 1997) es Graduada en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla (2019) con Máster en Pintura en ENSAV La Cambre (Bruselas, Bélgica, 2022). Realiza un curso de realismo y figuración para pintores con Antonio López García (Olula del Río, España, 2019). Recibe una Mención de Honor en el XXXI Curso Superior de Paisaje (Priego de Córdoba, España, 2018). Participa en las exposiciones colectivas: Les Souliers Rouges en la Fondation Moonens (Bruselas, Bélgica, 2021) y Témoignage à deux pour trois magnétophones en Surround Choices, Q-O2 (Bruselas, Bélgica, 2020).