“Beti izaten dut abiapuntuan irudi bat, baina gero gehienetan ihes egiten dit eta lanak berak gidatzen nau, zer egin behar dudan esaten dit…”

José Luis Zumeta

“Azken batean, indibiduala patu baten bidez agertzen den unibertsala besterik ez da; artearen esparruan forma gainazaletik datorren hondoa besterik ez den bezala, Victor Hugok jakinduria zehatzarekin ohartarazi zuenez…”

Thomas Man

Artista agurgarria: 

Oikos eta Natura gara, gizatasuna eta natura bezala ezagutzen direnak, hurrenez hurren. Dakizunez, garaien hastapenetatik, biak eremu paralelo baina kongruente eta osagarrietan bizi ginen. Hain urrun ez dagoen egun batetik aurrera, gizateriaren zati batek ekoizpen-prozesuen industrializazioa aukeratu zuen. Planetarekiko harreman-estatusa aldatuz, eta gure patuak bateraezintasun- eta konfrontazio-dinamika progresibo batean sartu ziren. Giza espezieak (oikos) bere bilakaera eta garapena naturaren eraso, inbasio eta txikizio (natura) formuletan, gainerako animalia-espezieak barne, adierazten zuen erritmoan, elkarbizitzaren jatorrizko ententea pixkanaka-pixkanaka zapuztuz joan da, harik eta azken berrogeita hamar urteetan egoera dramatikoa bihurtu, hondoa jo eta atzeraezintasun-bidean sartu den arte. Dagoeneko ez da klima-aldaketa bat soilik, ezta ingurumen-larrialdi bat ere. Ententente adeitsua benetako arriskuan jarri da, gizakiaren bizirautea nabarmen mehatxatuta dago eta erabateko kolapsoaren muturrean. 

Denbora luzea daramagu biok beharrezko zuzenketaren zain, neurri zorrotzak eta eraginkorrak ezarriz. Prozesuaren inboluzio zantzu txikiak agertzen dira, baina ez dugu argia ikusten tunelaren amaieran. Zera da okerrena: biek batera bultzatzen ditugun (eta mugimendu ekologista deritzona osatu duen) erakundeen jarduera ikertzailea, zientifikoa eta mobilizatzailea gorabehera, gaur egun ez dela norabide aldaketa itxaropentsurik ikusten. Jakintzaren arlo guztietako zientzialari asko saiatzen dira ohartarazten, kontzientziatzen. Egunero hamaika ekimen sortzen direla gizarte zibilaren barruan jasangarritasunaren alde, jende asko dagoela informatuta eta borrokatzeko prest… Baina narriadura eragin duen eredu sozioekonomikoak indarrean jarraitzen du, krisien ondoren krisia gaindituz, bere ingurumen-narriaduraren dinamikari eutsiz, baina oreka berreskuratzea ahalbidetuko duen alternatiboari lekua utzi gabe.

Covid19ak berriro ere agerian utzi du giza-espeziearen zaurgarritasuna, kolektibo pobreen eta gutxiengo aberatsen arteko arrakala odoltsua, eta jarraibide zientifikoen eta politikoen arteko inkongruentzia. Botere publikoek, oro har, ezagutzen duten gaitzari eusten diote, ez dira eraldaketarako lantzaren puntan eraikitzen, batzuetan, guztiz kontrakoa egiteko baizik. Jendea manipulatu egin da osasunaren edo ongizatearen, konfinamenduaren edo susperraldi ekonomikoaren eta abarren arteko dikotomiaren aurrean kokatzeko… Botere faktikoek ekonomiaren hazkundearen aldeko apustua egitera bultzatzen dute, edozein preziotan eta iragarritako kataklismoa ezinbestean dakarten formula zaharkituekin.
 

Konbentzituta gaude egoera honetan gizateriaren biziraupenerako pizgarri eraginkor eta sendo baten beharra dagoela. Halaber, egiaztatu dugu behin betiko lema-kolpea ez da etorriko ez zientziatik, ez botere ekonomikotik, ez botere politikotik, hori posible egiteko gaitasun nabarmena izan arren. Esperientzia eztabaidaezina da, gizateriaren historiak berretsitako axioma, benetako eraldaketek, giza kolektiboak aurrera egitea eragin dutenek, ez baitute inoiz goitik, botere-taldeetatik, jokatu. Eraldaketa ebolutibo esanguratsuak beti behetik gorako noranzkoan sortu dira, nahiz eta gero eliteei edo pertsona “garrantzitsuei” egotzi. Historia (-faltsu) liburuak errege, heroi eta pertsonaia ia mitologizatuez gainezka egon arren, benetako historia giza talde eta kolektibo txiki, argi, aktibo eta saiatuek idatzi dute, gizakiek planetaren gainean egin beharreko jauzi kualitatiboak diseinatu, proposatu eta gauzatu dituztenak. Geroago, etapa bakoitzeko boteretsuak harrotu egiten dira eta aurrerapenez jabetzen dira euren hedapena harrotu eta kontrolatzeko.
 

Momentu erabakigarrian gaude. Match pointaren aurrean gaude. 

Gizakiek behin betiko kolapsora eramateko joera iraultzeko tresnak arretaz aztertuz gero, hiru tresna aurkituko ditugu, koordinatuta jardunez gero lor daitezkeenak. Zientzia, pentsamendu kritikoa eta gizarte zibil antolatua. Hala ere, eta imajinatzea zaila dirudien arren, giza espezieak badu laugarren tresna bat, beste hirurekin elkarreraginez behin betikoa ere izan daitekeena. Ez gara behar bezala erabiltzen ari, gizartea ez baita jabetu bere botere eraldatzaile handiaz. Are gehiago, botere publikoek, ahalmen handia dutela jakinda, ahalik eta gehien laminatu nahi izan dute, eta azoka-jostailu bihurtu, etxekotua, manipulatua eta motela.
 

Letra larridun ARTEari buruz ari gara, noski. 

Pintura, eskultura, musika eta dantza, antzerkia eta zinema, arkitektura eta diseinua… gizakiaren planetako bilakaera osoan zehar kide izan dira beti. Eta kasu finko zehatz askotan sorkuntza horiek efektu dinamizatzaile traszendentalak izan dituzte. Paleolito garaitik gaur egunera arte, lan zirraragarriak sortu dira, eta kasu askotan ez dira halakotzat hartu; baina, denbora igaro ahala, gure gizarteen bilakaeran mugarri gisa sailkatu dira. Ez ditugu zerrendatuko balioespen subjektiboetan ez erortzeagatik edo diziplina edo korronte artistiko jakin batzuk pribilegiatzeagatik; izan ere, haien moduan eta proportzioan, guztiek izan dute eragina eta erabakigarriak izan dira aldi historiko batean edo bestean eta pertsona edo giza talde batean edo bestean. Zuk zeuk egiaztatu ahal izan duzu zure bokazioa markatu duten influentzia artistikoak arakatzen dituzun momentuan.

El ARTE genera un doble flujo en su relación con la sociedad. De una parte recoge, procesa y retrata, muchas veces con mayor precisión y fidelidad que el mejor de los periodistas, historiadores o pensadores, la realidad de lo que el colectivo está viviendo y sintiendo en cada momento histórico. Alguien decía que los poetas y los músicos son los mejores historiadores y los más científicos porque no se limitan a narrar y explicar los hechos históricos sino que comunican simultáneamente los pensamientos y los sentimientos de las personas que los vivieron, haciendo en su conjunto el más objetivo de los relatos del momento histórico. Lo fueron los poetas y los músicos, los arquitectos, los pintores y los escultores. En todas las épocas y efemérides. Allí estuvieron en las migraciones prehistóricas o en sus asentamientos. Retrataron agricultores y cazadores, vivieron en todas las religiones y culturas, fueron ortodoxos y herejes, esclavos y dueños, soldados y cortesanos, parias y potentados, pero participaron en todas las revoluciones y en todos los acontecimientos de relieve. 

Y no se limitaron a retratar y testimoniar. Los artistas protagonizan el segundo otro flujo del ARTE. Influyeron decisivamente en la evolución y la transformación de las sociedades, lideraron vanguardias que peleaban contra el establishment de cada momento, proponiendo tendencias y creando opinión. En muchas ocasiones se anticiparon a los movimientos sociales y siempre los acompañaron siendo factores decisivos de los mismos. 

Tal vez la referencia más inmediata que viene a cuento en este momento lo constituye la intervención de la gente del mundo del arte en lo que se ha dado en llamar la “transición” de la dictadura franquista en Euskal Herria. En la década de los sesenta del siglo pasado emergieron inicialmente en las artes plásticas los colectivos de artistas abiertamente rompedores, tanto del sistema político como del anquilosamiento socio cultural, y consiguientemente de las corrientes artísticas como los grupos influyentes GAUR, EMEN, ORAIN o DANOK, integrados por personajes y nombres como OTEIZA, CHILLIDA, NÉSTOR BASTERRETXEA, JOSE LUIS ZUMETA, REMIGIO MENDIBURU, JOSE ANTONIO SISTIAGA, RAFAEL RUIS BALERDI o AMABLE ARIAS, por citar unos cuantos tal vez más mediáticos. Pero al propio tiempo y tras su huella, surgieron los músicos, poetas y cantautores comprometidos en movimientos como EZ DOK HAMAIRU y tantos otros, que también rompían esquemas, concientizaban y movilizaban amplios sectores de la sociedad del momento, con especial incidencia en la juventud. Al tiempo que retrataban fielmente una sociedad emergente que buscaba aires de libertad, empujaban su transformación por encima de todos los poderes fácticos. 

Pero volvamos al punto de partida de la carta. La emergencia climática desbocada en la que nos encontramos, constituye además, por primera vez en la historia de la humanidad, un reto globalizado, planetario, que afecta por igual a todos los humanos y que además es percibido de esa manera. Se evidencia aquello de que, dicho con el máximo respeto, “o nos salvamos todos o no se salva ni dios”. O sea que todos los individuos, todos los pueblos y colectivos humanos debemos responder con la totalidad de nuestros esfuerzos y de los mejores recursos a nuestro alcance. Y si bien las diferencias de estado de desarrollo de cada conjunto humano hace que los instrumentos convencionales disponibles por cada uno, como el conocimiento científico, la disponibilidad de recursos y medios económicos sean diferentes, el talento artístico y la capacidad de generar ARTE los equipara enormemente. La contribución a la superación del problema global mediante la utilización de la creación artística como instrumento transformador está al alcance de todas las comunidades y culturas. Es más, a veces las sociedades menos desarrolladas pueden tener un lenguaje artístico más próximo y comprometido con la naturaleza que las más desarrolladas y urbanitas. 

Dejamos pues patentes dos cosas. UNA que el deterioro que la actividad humana está produciendo en el medio ambiente planetario es de tal magnitud y ha llegado a tal punto que nos encaminamos al colapso definitivo si no empeñamos nuestro esfuerzo prioritario y urgente a revertir el proceso. Y DOS que entre los útiles de que disponemos para afrontar tamaña crisis, el menos explorado y el que puede llegar a ser tan eficaz como el que más es el de la creación artística enfocada a la lucha por la sostenibilidad definitiva. De ahí nuestro angustioso llamamiento a movilizaros dirigido particularmente a ti y a todos los artistas despiertos y preocupados, invitándolos a cooperar en este empeño por salvar a la humanidad. Porque está en tus (vuestras) manos. 

El llamamiento se concreta en tres demandas complementarias: 

Primera.- Que os esforcéis en adquirir el máximo grado de información. Hay un innumerable contingente de estudios plasmados en libros, artículos, tutoriales, documentales, que desde los más variados puntos de vista ofrecen el diagnóstico nítido y preciso de la situación. De sus orígenes y sus causas, de los procesos y actuaciones humanas que los avivan, de los hábitos, usos y costumbres, de los sistemas de producción industrial y explotación de los recursos naturales. También se proponen numerosas fórmulas de superación de la crisis y de reversión de los procesos. 

Se trata de acumular información válida y avanzar en la consolidación de una conciencia por la sostenibilidad del planeta y de la gravedad de la crisis ambiental. Hasta el punto de que nuestra actividad creadora no pueda dejar de estar “condicionada” por dicha conciencia. 

Segunda.- El acompañamiento, seguimiento y la participación en cualquier tipo de iniciativa por el cambio climático y por la sostenibilidad. Desde hace unos cuarenta años, debido a la experiencia acumulada en la gran movilización contra los proyectos electronucleares proyectados en nuestra tierra (Deba, Ispaster-Ea, Tutera y Lemoiz), fueron proliferado las organizaciones ecologistas y naturistas; pero también iniciativas, programas y proyectos de generación energética y modelos alternativos de producción de bienes y servicios basados en el respeto total de la naturaleza tanto en el ámbito de la agricultura, la ganadería, la pesca, como en muchos sectores de la producción industrial, de las energías limpias y renovables, el de reciclado de residuos, los sistemas alternativos de movilidad… Todos conocemos alguna de estas iniciativas y seguramente las tenemos casi a la puerta de nuestra casa. Muchas son precarias y modestas, no cuentan con apoyo mediático, ni siquiera de las administraciones, pero se sustentan en la conciencia, la decisión y la solidaridad. 

Los artistas tenemos una gran responsabilidad con estas iniciativas, prestarles nuestra peculiaridad y talento se hará imprescindible. Ese apoyo generará sinergias positivas también para el propio artista gracias al incremento en la estimación y demanda de su obra. Tenéis que estar ahí donde se gesta la alternativa al modelo que nos conduce al colapso y contribuir decisivamente en su promoción. 

Tercera.- Recuperar en cada momento el valor del hecho creativo artístico. J.L. Zumeta solía decir siempre que “si te paras, tu vida deja de existir”. El acto de la creación artística tiene un valor específico, casi mágico, distinto a casi todas las demás actividades humanas. Una idea, una sensación, un conjunto de ambas, nutre y ronda el ser del artista y en el momento creativo, atrapa, atenaza y modela su capacidad técnica y va fluyendo a lo largo del proceso creador hasta que la propia obra determina cuándo está concluida. Y entonces comienza una segunda etapa de la creación artística que es la de su penetración en la mente y el espíritu del espectador, donde se vuelve a transformar, adquiriendo una nueva o mayor significación que cuando salió del laboratorio artístico. El resultado es tan sencillo y a la vez mágico e inexplicable: el ARTE puede alterar y transformar la realidad. 

Y en tu caso PUEDE Y DEBE REVERTIR EL COLAPSO ambiental. 

El investigador científico catalán Eudald Carbonell en su libro El nacimiento de una nueva conciencia decía “El análisis científico de nuestro desarrollo nos ilustra críticamente sobre quiénes somos, no deberíamos olvidar que no hemos sido nosotros los  generadores de la naturaleza sino que ha sido la naturaleza la que nos ha engendrado.” 

Querido artista, que alcances los cielos con tu ARTE y en el camino nos hagas un pequeño servicio y SALVES nuestra humanidad. 

Juan Tomás Enciondo. Nacido en 1947, Estudios de Ciencias Políticas, Teología y Derecho. Profesional durante cuarenta años en ámbito jurídico. Activista social, desde los años 1968, en organizaciones de la sociedad civil y en el campo de la ecología, medio ambiente y energías alternativas.

Artista pasivo, 50 años de espectador. Literato pasivo, otros 50 de lector. Dedico mi jubilación a interrumpir “los silencios” entre generaciones, haciendo aflorar las experiencias reivindicativas vividas en la mía que puedan servir a las sucesivas. Me afano porque al menos mi hijo artista sepa hacer de su arte una letal “arma de futuro” que trunque para siempre la loca carrera de nuestra sociedad hacia la hecatombe medioambiental y la desaparición. Espero que al menos él lea el texto.