BRUTOS EN DIAMANTE

[…] Aristóteles, para explicar el proceso de cambio en la substancia, recurrió a los términos de «ser en acto» y «ser en potencia», es decir, la substancia tal y como se nos presenta en un momento determinado y las posibilidades que esa substancia tiene para llegar a ser algo distinto. De esta manera, el «ser en potencia» implica un no-ser con infinita potencialidad: un elemento que puede devenir en cualquier cosa menos lo que actualmente es. Por supuesto, en la teoría aristotélica, el ser natural implica algunas limitaciones: una semilla vegetal en acto, podría ser una planta en potencia, pero nunca un caballo. Por el contrario, el campo de lo artístico permite un ser-en-potencia casi infinito: el bruto es, en potencia, un diamante.

De este modo, no debemos desechar el resto sino abrazarlo en su capacidad transformadora. Su descontextualización, apropiación y resignificación suponen la inserción de aquello que nunca fue operativo como forma artística dogmática y previamente codificada por la historia. No se trata de reciclar o reutilizar nuestros desperdicios sino de inundar la práctica artística de aquello que está fuera del centro del discurso como un elemento para la reflexión, en su transición desde el material bruto (en acto) y su exposición como obra finalizada (en potencia) […].

Garazi Pascual

Iván Gómez (Irun, 1984). Licenciado en Bellas Artes (UB). Continuó su formación
en la Escuela de Cine San Antonio de Los Baños (Cuba). Realizó el máster Increarte en la UPV/EHU, donde continúa su doctorado. Como artista sus práctica han podido verse en el MAMM (Medellín), La Casa Encendida (Madrid), Vostell Malpartida (Cáceres), y otras ciudades como Berlín, Bruselas o New York.