Objeto catalizador, forma parte de otro proyecto de mayor magnitud que se llama Rotoscópica, en el cual la artista está trabajando actualmente. 

Rotoscópica es una maquinaria de retroalimentación que surge del propio proceso creativo, siendo una deriva del mismo. Comienza con unos retratos pictóricos en los que utiliza unas estructuras a modo de máscara o trajes. Al realizar los bocetos para la configuración de un nuevo vestuario para el siguiente retrato, la artista decide reproducir algunos objetos en material cerámico mediante moldes de escayola. De este modo, el proceso de trabajo amplía la perspectiva más allá de estos trajes, y la reproducción junto con la repetición de las piezas cerámicas configuran la materia prima del proyecto. 

A partir de estas cerámicas junto a telas estampadas y otros tejidos, se trabaja simultáneamente la escultura, la pintura y el vídeo. De este modo, el conjunto adquiere un formato instalativo, que se irá construyendo de manera progresiva según se desarrolle. 

Jenni Alvarado (Durango, 1981). Me licencié en Bellas Artes en la Universidad del País Vasco. Desde entonces mis proyectos artísticos se han desarrollado sobre todo en torno a la pintura. Al mismo tiempo he llevado a cabo diferentes trabajos de ámbito audiovisual, y esto me ha generado un diálogo entre ambos lenguajes. (2010) Seleccionada para la exposición colectiva de Ertibil. (2011) Seleccionada para la revista Clone Magazine – especial ilustración. (2015) Beca a la producción de artes plásticas y visuales de Gobierno Vasco. (2018) Máster de pintura en la Universidad del País Vasco. (2019) Beca a la producción de artes plásticas y visuales de la Diputación Foral de Bizkaia para continuar trabajando en torno al Objeto ritual y al Falso Tótem.