¿Por qué las viviendas obreras tienen hastiales de colores? toma como punto de partida la arquitectura de las cooperativas de viviendas de la Ley de las Casas Baratas de 1911-1936 en Bizkaia. Una legislación, promovida por la diputación de Vizcaya y el Ayuntamiento de Bilbao, que proponía una serie de medidas para paliar las insalubres condiciones de vivienda que los obreros sufrieron, consecuencia directa del auge de la siderurgia, que generó una masiva inmigración del campo a la ciudad, por lo que éstos tuvieron que hacinarse en camas calientes y viviendas en situación de extrema pobreza.

A partir de esta ley, en 1911, Bilbao y sus aledaños vieron como se comenzaban a construir casas bajo la protección de dichas leyes. Uno de los estilos utilizados en el desarrollo de sus fachadas fue el inspirado en la arquitectura neovasca, donde podemos encontrar patrones entre ellos que generan conexiones culturales con la finalidad de conseguir la imagen más paradigmática del caserío.