Todo permanece en una huella

Solo hay presente.
Ahora, ahora, ahora, ahora, ¡tá!, ¡tá!, ¡tá!, ¡tá!

Todo lo demás ya fué; no es,
marchó dejando su huella «en».
Un rastro, un indicio, una estela,
o solo un espacio vacío lleno de olvido.

Sin embargo, cuando el tiempo se detiene…
No. El tiempo jamás se detiene;
son las estelas, que lo ocupan todo,
hasta que su huesped pasa a vivir en ellas.

Solo hay presente.

Ahora, ahora, ahora, ahora, ¡tá!, ¡tá!, ¡tá!, ¡tá!…
Todo permanece en una huella; en una huella, en una huella, en una huella, en una…

A partir de este poema nace el proyecto Todo permanece en una huella, una reflexión que lleva a la indefectible conclusión de que todo lo que ha sido, es y será se manifiestan en el presente en forma de huella; una huella que lo abarca “todo”; una huella que es “todo”, porque “todo” es una huella y “todo” es pasado presente y futuro al mismo tiempo.

 

José Félix Glez. San Sebastián, licenciado en Bellas Artes (EHU/UPV, 2006) ha saltado de disciplina en disciplina artística sin jamás haber llegado a “cuajar” en ni ninguna de ellas. Actualmente indaga en el campo del poema visual (otro cajón de sastre que engloba todo, como que no engloba nada). Entre sus obras de mayor repercusión se encuentra ¡Ruiz! el juego de cartas, su participación en diferentes proyectos musicales como Hamburguesa Vegetal (Primer Premio Nuevas Tendencias, XIX Concurso de Pop-Rock Villa de Bilbao, 2007), Reserva Dos y Vinagre, o la novela Klaatu Barada Nikto que no intereso practicamente a nadie más que a él mismo. Siendo premios menores, se pueden mencionar el ‒Primer Premio del Jurado; categoría Trailer Falso; FANT 2015‒ por el trailer falso Rol a los 40 o el ‒Premio Videominuto EiTB Kultura 2008‒ a la animación José Luís Lopez Vazquez.