En los últimos tiempos he estado trabajando con temas relacionados al reflejo, el cuerpo, la imagen y su distorsión, vinculándolos a temas psicológicos, a la autopercepción.

Para ello, he estado trabajando con serigrafía sobre espejos que manipulo para que pierdan parte de su parte reflectante, convirtiéndose en espacios opacos o por lo contrario completamente transparentes en las zonas donde no existe más el reflejo, de esta manera el cuerpo, cuando se ve a sí mismo, aparece distorsionado, inconcluso.

He investigado con distintas técnicas serigráficas y tipos de tinta, para ver cómo funcionan superpuestas y desencajadas, para generar con ello una sensación de vértigo. En otros casos, he trabajado con tintas “discharge”, que en vez de agregar tinta sobre una tela, estas más bien retiran el color, dejando el color original de la tela al descubierto, permitiéndome generar vínculos con la idea de percepción y origen.

La cianotipia también aparece mucho en mi trabajo. Me interesa cómo la emulsión hace que lo invisible por medio de la luz, aparezca, creándose un universo de luces y sombras fantasmales que quedan plasmadas en distintos tipos de superficies. El taller de laboratorio analógico me va a permitir seguir indagando en esta línea.

El sonido también es una parte importante en mi vida y obra. Quiero poder trabajar en el Audiolab de BilbaoArte viendo las posibilidades sonoras en cuanto a la voz y la repetición. Usando técnicas vocales naturales, así como filtros de Delay y Reverberación.