Julián Briceño (Detrito), es un artista gráfico bogotano que se caracteriza especialmente por el uso de la técnica del collage y el fotomontaje en su imaginario plástico. El eje principal de su trabajo es una crítica al desarrollo científico de la humanidad, tomando sus efectos colaterales para realizar una parodia abyecta que refleja para el autor, los diferentes niveles de descomposición social en donde impera una fuerte esquizofrenia colectiva. En los ambientes sucios, industriales y hospitalarios que trabaja con frecuencia, es común ver a personajes marginados por mutaciones y aditamentos tecnológicos, los cuales tienen génesis en casos históricos de catástrofes bélicas y nucleares propias de la historia humana.

Paralelo a este tópico, trabaja con la doble moral de la sociedad en donde yuxtapone pornografía y religión como la alegoría de un mundo hipócrita que educa a los individuos con ciertos dogmas, los cuales las Instituciones del poder utilizan como pretexto para subyugar y condenar el libre pensamiento, siendo común casos en donde miembros militantes de estos conglomerados actúan en total contradicción de los valores que imparten sus credos.

Detrito también es una figura que aparece en varios fanzines y compilaciones gráficas autoeditadas en Colombia. Es miembro del colectivo Sarcofaga, el cual desde 2013 ha producido compliaciones gráficas con autores de arte bruto y marginal de diversos países, impresos principalmente en serigrafía. Ha participado en varias exposiciones  a nivel nacional en Bogotá y Cali, así como en ciudades como Berlín, Barcelona, Valencia, Alicante, Venecia y Rouen.