A partir del interés que suscitara en el artista la construcción del mito de identidad Americano, su predilección por este tema se ve ampliada a la historial general del Nuevo Mundo: los exploradores, los mapas realizados para las zonas que se iban a conquistar, etc. Parime, nombre que recibe su proyecto, era el nombre que los caníbales utilizaban para denominar una gran extensión de agua en cuyo norteño litoral se encontraba El Dorado, la ciudad del oro. La búsqueda de esta cuidad cristaliza la relación mito-violencia que caracterizaba las exploraciones y conquistas del Nuevo Mundo. En esta línea se desarrolla su trabajo, con una serie de imágenes que pintadas con sangre de buey abordan la temática. También, una pareja de dos esculturas de Miguel de Unamuno y Sabino Arana, esculpidas en jamón ibérico, completan su proyecto. Dos vascos que desempeñan un papel importante en la lucha por la independencia vasca -aunque posicionados en partidos opuestos. Carnalitos, su título, es una expresión española que designa a los amigos “de la misma sangre”.

Kasper Kovitz es un artista austriaco (Vienna, 1968) con residencia en Los Ángeles. Desde que en 1989 participase en su primera exposición colectiva en Vienna (art, comunication, ilusion en Wiener Sommersymposion), su trayectoria artística cuenta con muchas más intervenciones tanto en exposiciones colectivas (Visionary Drawing Building comisariada por Matt Bua y Max Goldfarb en la Joan Mitchell Foundation, de las más recientes) como individuales (Valley girls, Another year in LA de Los Ángeles y Newes from America en la Galerie Steinle de Munich entre otras). En 2009 ganó Pollock Krasner Foundation grant (International Studio&Curatorial Program, NYC) y la residencia Roswell Artist-in-Residence Program (Nuevo México).