La propuesta titulada Un espacio de aproximación surge de la necesidad de actuar el cuerpo y moverse en el espacio que proporciona la imagen pantalla, al que nos hemos visto abocados a causa de estos meses en que la libertad de movimiento se ha visto reducida y quizás más que otras veces, nuestro cuerpo se ha hecho imagen y pantalla -sometidos a los límites de la arquitectura- mediante videollamadas, reuniones virtuales, Instagram, Tik tok, etc.

Este es un trabajo sencillo, ponerse delante de la cámara, levantar el cuerpo, hacer, bailar, registrar…. Para encontrar, aunque sea en el lugar que proporciona la imagen pantalla, nuevos espacios públicos o privados donde tocarse, mover el cuerpo, quizás de forma más primitiva, intuitiva, pasional o menos controlada que en el nuevo espacio público-físico regido por distancias de seguridad y direcciones de flechas.

Mis proyectos, ligados al campo de la imagen y la instalación, resisten a encajarse en una disciplina concreta ya que toman la forma que encuentran para cerrar un proceso del que no han de desligarse. Trabajo la imagen y sus posibilidades. Hacer imágenes como resultado de un proceso y pensar la imagen o el objeto encontrado como punto de partida para el desarrollo de un afecto basado en la intuición.

Miguel Alejos (Valencia, 1995). Máster Investigación y Creación en Arte (UPV/EHU, 2019); Facultad de Bellas Artes de San Carlos (Universidad Politécnica de Valencia, 2017); Academia artes, diseño y arquitectura de Praga (República Checa, 2016). Ha recibido becas de: Huarte (Pamplona), Museo Arte Contemporáneo Fundación Naturgy (A Coruña) y DKV Fresh Art (Zaragoza). Ha recibido los premios: Premio Mostra Art Públic (Universidad de València), Premio Impulsarte (Hybrid fair, Madrid), III Open Portfolio. Festival internacional de grabado y arte sobre papel (Bilbao) y la Mención honorífica Beca DKV Fresn Art.