Treatise a través de una serie de instalaciones ahonda en la superación social de la abundancia, limites territoriales y una sociedad del espectáculo que ha dado lugar a un mundo hegemónico, el mundo de la mercancía. La propuesta a realizar en la Fundación BilbaoArte surge bajo la necesidad de desmembrar los estratos geológicos hegemónicos actuales y adentrarnos en las profundidades de estas sociedades tan desvinculadas (entre la vieja y la nueva ciudad de Bilbao) mediante la corporeidad sensorial. Poniendo en el punto de mira en las metamorfosis de las ciudades que quiebran y reinventan sus memorias y moldean su carcasa industrial convirtiéndose en nuevas especulativas estructuras arquitectónicas, ambientales y urbanas.

Subordinada a esta situación social Treatise, reivindica otras formas de llegar al mundo (el sonido, el tacto, el olor…, la experiencia del cuerpo que es algo más que ojo), en la que el material cerámico (un material tan primitivo, pero a la vez actualizado y altamente innovador) en conjunción con el MediaArt se convierte en «la herramienta» idonea, que amplifica las metamorfosis de los lugares que vagan entre las nuevas memorias y las amnesias.

La configuración arquitectónica-escultórica de este proyecto se sitúa como un personaje sin vida interior aparentemente puramente estética constructiva; pero que al mismo tiempo toma posesión del espacio, obligando al espectador a participar, a interactuar, a compartir una experiencia mas allá de lo tangible y que afecta al igual que la arquitectura a todo su cuerpo, a sus sentidos. Las obras Treatrise, como «27º 28´ 23.148´´- 8º 5´ 4.976´´/27º 7´ 31.032´´ – 13º 9´ 45.001´ «, surgen bajo la necesidad de generar un espacio donde relacionarnos, profundizar, interactuar… generando un diálogo con el espectador que configura el ciclo de estas obras.

La primera instalación del ciclo de Treatrise planteaba la perspectiva transmutada o transfigurada de la acumulación de espectáculos vividos directamente apartando su realidad a la propia representación en el territorio. Mediante el uso de un lenguaje serial y minimalista, una fachada arquitéctonica neutra de cerámica que en la interferencia entre esta y el espectador, como si de una capa oculta se tratase una luz azul neon, nos revela un mensaje oculto Spectacle. Entre la revuelta y la nueva visión estética luminosa kitch se configura la instalación cerámica-luminosa, lanzando un mensaje codificado de visión de mundo actual escondido sobre esas arquitecturas estructuralistas actuales. Treatrise busca un acuerdo entre lo natural y lo artificial, lo intrínseco y la fachada, el objeto y el sujeto que lo habita, lo que obliga al espectador a una participación activa.

Lo que aquí se propone es, un punto y seguido de esta investigación. Un proyecto de creación, que emerge en la busqueda de un punto de encuentro para llegar a un acuerdo entre los estratos geológicos hegemónicos actuales y el ser que habita esa nueva piel del entramado social mediante la disciplina cerámica y los NewMedia.