Sin título

Óleo sobre lienzo
103 x 140 cm

Una de las grandes cuestiones de la pintura contemporánea es la búsqueda constante de nuevas fórmulas para trabajar la bidimensionalidad desde temas y herramientas de actualidad. Este es el punto de partida de la obra de Alberto Urquiza al servirse de la experimentación constante a nivel formal y también en relación a los materiales que utiliza, ya sea para su pintura, sus series fotográficas o instalaciones. Urquiza no pretende con esto ser radicalmente original -tema superado hoy en la esfera de la producción artística-, sino jugar precisamente con toda técnica, fórmula o estructura narrativa preexistente para sintetizarlas desde su experiencia de la imagen. 

Su trabajo deriva generalmente de un estímulo accidental o casual que le sirve de motivación para la búsqueda de nuevas soluciones formales. En este sentido, su pintura es tratada desde la perspectiva física de los acontecimientos y el cuestionamiento del progreso como un proceso lineal y de sentido unidireccional.

Ir a la ficha del artista >>