Sin Título

Mistoa metal gainean – Mixta sobre metal
100 x 145 cm

Jorge Rubiok, bere lanerako materialak ez ohiko tokietan, estrukturetan eta gutxien pentsatutako objektuak aurkitzen ditu; mundutarra, ohikoa eta groteskoa margolanetan bihurtuz. Sormen prozesua, nolabaiteko birziklapen lan bat da: zabortegiak, edukiontziak, txabola eta egoera kaotikoak dokumentatzen ditu eta bertatik edertasun ezohiko bat ateratzen du koloreetatik, konposizioetatik eta argitik abiatuz. Horrekin, pertsonaiak eta animaliak irudikatzen ditu margolanetan. Bere lanaren esperimentazioa maila semantiko eta sinboliko batera heltzen da pertsonaiak, lekuak eta objektuak kontestutik kanpo atera bezain pronto. Modu honetan ez-lekuen eta denborazkanpokotasunei buruz hitz eginez.

Margolanei buruz egiten duen ikerketan, tamainaren eta argiaren ikuskera eskultoriko batekin baliatuz, gorputzei buruzko behaketa bat sortzen; baita maketen antolatze eta formen jolas formal aldakor bat ere bai. Bere margolanek, geometria eta pintzelada abstraktuak eszena naturalista batzuen erdian aritzen dira begiraleak interpelatzeko eta margolanen joku forma­len posibilitateekin jolasteko.

Jorge Rubio encuentra material para su trabajo en los lugares, estructuras y objetos menos pensados, transformando lo mundano, lo corriente y hasta grotesco de ellos en pintura. Su proceso creativo es en cierta medida una labor de reciclaje: documenta vertederos, contenedores, chabolas, situaciones caóticas, y saca de ellas una belleza inusitada a partir del color, la composición, la luz, y los personajes y animales que caprichosamente inserta en sus cuadros. La experimentación en su trabajo llega al nivel semántico y simbólico en cuanto logra descontextualizar personas, espacios y objetos para hablar precisamente de los no lugares y de la atemporalidad. 

El estudio que realiza de la pintura recurre a una concepción escultórica del volumen y de la luz que nace de la observación de los cuerpos; pero también de la construcción de maquetas y el juego con sus formas cambiantes. Sus cuadros hacen gala de ciertos geometrismos o pinceladas abstractas en medio de escenas más naturalistas como una manera de interpelar al espectador y jugar con las posibilidades formales de la pintura.