Sin Título

Mistoa oihal gainean – Mixta sobre tela
200 x 200  cm

Judas Arrietaren lana, era edo mugimendua hitz batean definitzea, bere obra mugatzea izango liteke bere argazkiak egiteko metodoa kontraesan arte. Neo-barroko, pop edo naif? Eldarniozkoa, ludikoa, perbertitua, hibrido edo kaotikoa bezala definitzera mugatzea, hobeto izango da. Arrietak, zirriborro marrazlea -bera horrela kontsideratzen da- nahiago du bere lana Manga art, Kung fu art edo kirol pintura bezala definitzea. Gauza bati buruz hitz egin dezakegu ziur: bere kultura asiarraren obsesioaz: manga, anime, zine japoniarra, Bushidoa, margolan txinatar tradizionala, kaligrafia, estetika komunista txinatarra eta ikono publizitarioak, inspirazio iturri moduan hartzen ditu. Ikuslea umore eta dibertsiozko hausnarketa batera eramatea asko interesatzen zaio. Horretarako ez urririk ematen produkzio-bidetan ezta materialetan ere ez, marrazkiak eta margoak nagusitu arren. 

Bere ezaugarri nagusiena irudien, testuen eta kaligrafiaren gainjarpena da; keinu honek bere kezka irudikatzen du irudien eraikuntz eta kontsumoan, gehiegizko informazioan eta desinformazioan, hizkuntza analogiko eta digitalean, eta orokorrean, nola sortzen duten irudia, gaur egun bere generazioa hazi den inguruan aldaketa sozial, ekonomiko, teknologiko, kontsumo forma, ikuskizun eta plazerrean.

Definir el trabajo de Judas Arrieta en una palabra, estilo o movimiento es limitar su obra al punto de contradecir su método de construcción de las imágenes. ¿Neo barroca, pop, naif? Es mejor limitarse a describirla como delirante, lúdica, perversa, híbrida, caótica. Arrieta, un dibujante de garabatos -como él mismo se considera- prefiere referirse a su trabajo como Manga art, Kung Fu Art o pintura deporte. De lo que sí se puede hablar con seguridad es de su obsesión por la cultura asiática al punto de que el manga, el anime, el cine japonés, el Bushido, la pintura tradicional china, la caligrafía, la estética china comunista y los iconos publicitarios sean su fuente de inspiración. Le interesa sobremanera que el público sea incitado a la reflexión desde la diversión y el humor; para lograr esto no escatima medios y materiales, aunque predomine en cierta medida el dibujo y la pintura.

Su sello distintivo es la superposición de imágenes, textos y caligrafía; gesto que demuestra su preocupación por la construcción y el consumo de las imágenes, la sobreinformación y la desinformación, el lenguaje analógico y el digital, y en general por cómo se concibe la imagen hoy a partir de todos los cambios sociales, económicos, tecnológicos, así como las formas de consumo, espectáculo y placer con las que ha crecido su generación.