La idea de potencia dirige el nuevo proceso de trabajo que me gustaría iniciar. Este es un término recurrente en mi obra, pero no como tema, sino como pensamiento que mueve una práctica que al mismo tiempo, queda en suspenso. ¿Para qué hacemos lo que hacemos? ¿Debe el arte servir para algo? (si es que puede).

Escuchando hace unos meses a Amador Fernández-Savater encontré por fin palabras para explicar ciertos procesos personales de creación atravesados por la memoria y la historia. Hablaba del signo tensor, un sigo que, como resto de un incendio, es capaz de producir un calor que quema entre las manos.