2021eko maiatzaren 24an, astelehena, X. Ikerketarekin Topaketen lehen eguna izango da, Sara Pérez Becerraren «Cotidianidad y kitsch en el entorno ciudad. Bilbao y el souvenir» eta Maddi Sarayren «La playa» hitzaldiekin. Aurkezpenak 19:00etan hasiko dira, BilbaoArteko Kristalezko Patioan.

Sarrera doan edukiera bete arte. Eserlekuak telefono bidez erreserbatuko dira (Tel.: 94 415 50 97) jardueraren egun berean, 9:00etatik aurrera. Nahitaezkoa izango da maskara erabiltzea.

Cotidianidad y kitsch en el entorno ciudad.
Bilbao y el souvenir.

Sara Pérez Becerra

Hace un tiempo me preguntaron – “Si fueras asquerosamente rica y sin escrúpulos ¿qué harías?”-. En un primer impulso respondí que ayudaría en algunas causas, donaría dinero, ayudaría a familiares y haría planes con amigos sin retomar en gastos.

– “Remontándonos a la pregunta, hemos dicho sin escrúpulos”-, muy bien, pensé, y no me hizo falta invertir mucho tiempo en replantear la respuesta.

– “Quiero una porcelana gigante de una pantera, de esas muy feas, con las facciones mas bien desfiguradas y de dudoso valor estético para tanta gente, un teléfono-hamburguesa y una bola de nieve de un casino de Las Vegas, pero que me la rellenen de agua bendita del santuario de Lourdes, y todo ello sobre una mesa de cristal de algún diseñador ostentosamente caro y con un diseño poco práctico, algo minimalista, que bastante tiene lo que está puesto encima”

– “¿Y qué harías una vez lo tuvieras?”.

– “Abrir un cartón de vino Don Simón, ponerme un kalimotxo con el peor refresco de cola del mercado y mirarlo todo sobre la mesa sentada en un le Corbusier al cual le habría puesto una funda de bolitas de esas que se llevaban para los asientos del coche…Genütlichkeit”.

La playa

Maddi Saray

En mayo del 2019, hice un ejercicio de escritura automática teniendo como guía un enunciado y dejé un espacio en el cuaderno para copiarlo más tarde. Nunca copié ese enunciado. Ese espacio está en blanco.

Ahora, cuando miro ese hueco, veo el deseo, la espera, la ilusión, la pretensión, las expectativas y veo la diferencia, lo inesperado, el acierto. Ahora me doy cuenta, que esa actitud de dejar un espacio ha sido la misma que ha prevalecido en todo mi trabajo.

Esta mirada es la respuesta a dieciocho meses en los que he intentado entender mi trabajo y mi proceso artístico desde la práctica y la escritura, una escritura que ha tratado ser honesta con lo que estaba viviendo.