Nicolas Philibert. Bilbaoarte

Tres citas con Nicolas Philibert

Hace doce años, un documental de apariencia humilde y emociones fuertes, Ser y Tener, en torno a una figura casi anónima y en vías de extinción como es la del maestro rural, se convirtió en un texto de referencia. La historia de un maestro de pueblo, en medio de un paisaje de montañas, rodeado de un grupo de alumnos de edades diversas y futuros inciertos, traspasaba el localismo de su escenario para representar una historia universal.

Detrás de aquel bello documento había un cineasta comprometido: Nicolas Philibert. Un profesional nacido en Nancy, a comienzo de los años 50 y que ha dedicado toda su vida a levantar testimonios hechos de verdad y denuncia. Alegatos que hablan de los personajes que protagonizan sus películas pero sobre todo, que muestran una manera respetuosa de contemplar la vida y la naturaleza.

En noviembre, en un contexto marcado por la celebración del cine documental, el Instituto Francés en Bilbao y la Fundación Bilbao Arte dedica un ciclo de tres películas en torno a uno de los más significativos directores franceses que han convertido su cámara en un testigo cálido y riguroso de la realidad y la existencia.

BIOGRAFÍA

Nicolas Philibert nace en 1951 en Nancy (Francia). Tras realizar estudios de filosofía, se orienta hacia el cine y trabaja como ayudante de dirección, colaborando entre otros con René Allio, Alain Tanner y Claude Goretta.

En 1978, codirige con Gérard Mordillat su primer largometraje documental, La Voz de su amo (La Voix de son maître) en el que una docena de jefes de grandes grupos industriales hablan del mando, de la jerarquía, del poder, esbozando poco a poco la imagen de un mundo futuro gobernado por las finanzas… De 1985 a 1987, Nicolas Philibert rueda varios documentales de montaña y de aventura deportiva para la televisión (« Christophe », « Trilogía para un hombre solo », « ¡Dale, Lapébie! », « El come back de Baquet ») y, a continuación, se lanza a la dirección de largometrajes documentales que se distribuyen en las salas comerciales: « La Ciudad Louvre » (La Ville Louvre, 1990), « El país de los sordos » (Le Pays des sourds, 1992), « Un animal, animales » (Un animal, des animaux, 1995), « Lo de menos » (La Moindre des choses, 1996), en la clínica psiquiátrica de La Borde, así como una película-ensayo, entre documental y ficción, con los estudiantes de la Escuela del Teatro Nacional de Estrasburgo: « ¿Quién sabe? » (Qui sait?, 1998).En 2001, dirige « Ser y tener » (Être et avoir), sobre la vida cotidiana sordos » (Le Pays des sourds, 1992), « Un animal, animales » (Un animal, des animaux, 1995), « Lo de menos » (La Moindre des choses, 1996), en la clínica psiquiátrica de La Borde, así como una película-ensayo, entre documental y ficción, con los estudiantes de la Escuela del Teatro Nacional de Estrasburgo: « ¿Quién sabe? » (Qui sait?, 1998).En 2001, dirige « Ser y tener » (Être et avoir), sobre la vida cotidiana de una escuela rural de «clase única» en un pueblo de montaña, en el corazón del Macizo Central (Premio Louis Delluc 2002). En « Regreso a Normandía » (Retour en Normandie, 2007), vuelve sobre las huellas del rodaje de « Yo, Pierre Rivière, habiendo degollado a mi madre, a mi hermana y a mi hermano »… de René Allio, director con el que dio sus primeros pasos en el cine.

Sus ultimas películas han sido “Nénette” (2009), la historia de un orangután hembra en cautividad desde hace 37 años y «La maison de la radio» (2012) dedicada a Radio France.  «La fuerza de la radio está relacionada con la ausencia de imágenes, y eso es lo que me atrajo del medio«, explica el cineasta. Philibert trata en imágenes lo que sólo está en el imaginario de la gente. La radio no es un medio visual pero es el único capaz de remover nuestra imaginación.

 

CALENDARIO DEL CICLO

14/11/2013 Le Pays des sourds

21/11/2013 Nénette

28/11/2013 La Maison de la Radio

 

En colaboración especial con:

Instituto francés y Bilbaoarte