2017ko martxoaren 2tik 16era BilbaoArteko zine aretoa Yorgos Lanthimos zinegile eta antzerki zuzendari greziarraren lana hartzen du. “Canino” saridunarekin hasiz, gero “Alps” eta “Langosta” amaitzeko. Pelikula guztiak jatorrizko bertsioan, azpi-tituluekin.

Sarrera librea aforoa bete arte.

YorgosLanthimos

Greziar sailkaezina

Oraindik ere estreinatzeke ditu bere azken bi filmak, The Killing of a Sacred Deer eta The favourite, baina biek, aurreko filmen antzera, 2017ko zinema jaialdi onenetako desirak piztuko dituzte. Zergatik?

Izan ere, Yorgos Lanthimosek estilo definitu bat du, unibertso aztoratzaile eta singular bat, ahots propio eta bereizgarri bat, non kaskarkeria eta tolesgabetasuna nabari diren. Horrela, zuhurtzia osoz aztertu behar dira bere pelikulak, hauetan XXI.mendeko kontraesanak, paradoxak eta bizitzari zein arteari buruzko galderak planteatzen baitira.

Lanthimosen zinea erradikal eta muturrekoa da, horregatik, oraindik ere zinegileari buruzko zalantzak argitzeke daude: orain dela 43 urte jaio zen Atenasen eta antzerki zuzendari, gidoilari, ekoizle, zinegile zein aktore gisa ere gaitasun kreatiboa erakutsi omen du, edozein harritzeko moduko koherentzia erakutsiz.

Arraroa, garratza, pultsionala eta hotza den zine baten aurrean egon gintezke, zeinetan greziar tragedia eta saiakera alemaniarra nahasten diren. Konbentzioetatik at dauden argumentuak planteatzen ditu, eta surrealismoaren mugara garamatza, non errealitateak (antzematen eta ezkutatzen denak) eta amesgaiztoak bat egiten duten, gure pertsepzioak nahasiz.

BilbaoArtek zinegile greziarraren hiru lan esanguratsuenak berreskuratu ditugu: Canino, Alps eta Langosta. Horrela, hiru astetan zehar, batetik Haneke eta bestetik Lynchi begirada botaz, Lanthimosen unibertso mugikorrean murgilduko gara, inolako aurreiritzirik gabe. Buñuelen lanaren jakitun izanik, Raoul Ruizi keinu egiten omen dio ere. Baina hauek aipamen soilak baino ez dira, Lanthimosen zinema sailkaezina sailkatzen saiatzeko arrastoak besterik ez.

Yorgos Lanthimosek (Atenas, 1973) Zinema eta Telebista Zuzendaritza ikasi zuen Atenaseko Zine Eskolan. 1995az geroztik, luzemetraiak, antzerki-lanak, bideodantza delakoak eta telebista iragarkiak zuzendu ditu. 2004ko Atenaseko Joku Olinpikoetako aurkezpen eta itziera ekitaldiaetako talde kreatiboaren parte izan zen. 2009an, Canino (Kynodontas) filmak Cannesko Zine Jaialdiko Prix Un Certain Regard saria irabazi zuen. Baita Kane Hiritarra Saria eta Sitgesko Zine Jaialdiko  Epaimahai Gaztearen saria, 2009an

Zine zikloa: Yorgos Lanthimos (2017ko martxoaren 2tik 16era)

Martxoak 2, 19:00

CANINO (Grezia, 2009, 94 min.)

Título original: Kynodontas
Director: Yorgos Lanthimos
Guión: Efthymis Filippou, Yorgos Lanthimos
Fotografía: Thimios Bakatatakis
Género: Drama | Comedia negra

La pulcra prosa de Canino, caligrafiada además con una austera precisión, deja pocos resquicios al espectador acomodado. Aquí no hay arabescos ornamentales, ni concesiones, ni guiños, ni complacencias. La sangre que bombea este Canino está hecha del estupor que provoca percibir que en esa lógica normalizadora del mundo domesticado, espacio con/fundido con lo real, abunda el sinsentido en cantidades más alarmantes de lo que advertimos. De hecho, nada más arrancar este filme de extrañamiento y escalofrío, se nos previene sobre el artificio del lenguaje. Las alarmas ululan ante la ¿caprichosa? vinculación que une el significante con el significado. Yorgos Lanthimos, su creador, socava entre otras cosas, el fundamento de la civilización: el verbo. El objetivo de Canino apunta al núcleo mismo del origen: la palabra. La intención no admite duda: se trata de desatar los (pre)juicios normalizadores para asomarse al abismo de nuestra naturaleza. Ambición no le falta a esta obra. Justo será reconocer además, que tampoco carece de talento.

No es casualidad que en su trabajo teatral, Lanthimos haya llevado a la escena la inquietante Inocencia de la filóloga y dramaturga alemana Dea Loher. Tampoco resulta venial que en el fundamento de Canino intuyamos, en su arranque seminal, la afirmación de uno de los personajes de Loher: “sillas, paredes, manos: puedo sentirlas (…) amor, muerte, sentido, sólo pronunciarlas”. La inaprensibilidad del sujeto y la subjetividad del ser es lo que aquí se expone en este escaparate tan lleno de tanta mordacidad como rebosante de gratificantes hallazgos. Dicho de otro modo, en Canino se vive esa ceremonia desconcertante sobre el miedo al otro y sobre el enclaustramiento del hombre moderno. Hombre atrapado en la cárcel del bienestar, nicho idealizado por un chalet unifamiliar con piscina y vallado donde se produce un combate a muerte entre un gran manipulador, sublimación ridícula de todos los dictadores que laten en nuestro interior, y la naturaleza, o sea los hijos. Entre risas y navajazos, el lenguaje deviene en pugna abocada a una derrota anunciada de antemano pero descrita con coherente rigor.

Juan Zapater

Martxoak 9, 19:00

ALPS (Grezia, 2011, 94 min.)

Título original: Alpeis
Director: Yorgos Lanthimos
Guión: Efthymis Filippou, Yorgos Lanthimos
Fotografía: Christos Voudouris
Género: Drama | Suspense

¿Se puede sustituir a los muertos? ¿Se puede evitar el dolor? La película del griego Yorgos Lanthimos muestra un cuarteto de filántropos cuyo original modo de ganarse la vida es reemplazar temporalmente a personas que mueren, a petición expresa de familiares, amigos y compañeros del fallecido. Como en Canino, son personajes robóticos que no establecen ninguna relación duradera con los vivos. Simples sustitutos emocionales y temporales para mitigar el dolor de la pérdida. Alps tiene muchas similitudes y algunas diferencias con su predecesora. Una vez más, ficción distópica donde las emociones se pervierten. Radical, subversiva, y muy violenta, toda la acción ocurre casi en silencio, imparable, a pesar de lo lento de su tempo. Poderosa, impactante, insanamente divertida y desconcertante.

En la misma línea que Canino, Lanthimos explora de nuevo los recovecos más oscuros de la naturaleza humana, la manera en que usamos el lenguaje, las estructuras de poder. En la anterior, el deseo por la seguridad se convierte en fanatismo aterrador. Alps es una introspección terrorífica en la alineación humana, pero a diferencia de Canino, la excursión filosófica no aparece como tragedia sino como comedia negrísima y subversiva.

Extraído del Blog: Puerta de Babel

Martxoak 16, 19:00

LANGOSTA (Frantzia, Erresuma Batua, Grezia, Holanda, Irlanda. 2015, 118 min.)

Título original: The Lobster
Director: Yorgos Lanthimos
Guión: Efthymis Filoppou, Yorgos Lanthimos
Fotografía: Thimios Bakatakis
Género: Ciencia Ficción | Romántica

Cada varios minutos, Langosta, una montaña rusa tan inclasificable como notable, imprime un nuevo giro a su guión. Este filme de Yorgos Lanthimos (como los anteriores), no tiene nada que ver con el cine prefabricado. Su naturaleza se sabe radical, opuesta a esos relatos fílmicos previsibles y edulcorados que masajean la pereza del espectador a fuerza de obsequiarle con caramelos inofensivos. En nada se parece el cine de Yorgos Lanthimos a esos puzzles infantiles ideados para adular la torpeza del público y disfrazar su simpleza.

No hay espacio para la seguridad, ni posición libre de mancha. Aquí el factor humano escuece, la convivencia asfixia. En Langosta, el guionista y director griego fabrica un universo afín al extrañamiento, infectado por el surrealismo y comprometido con la beligerancia política. Su principal protagonista, el personaje interpretado por Colin Farrell en un mundo distópico lleno de recovecos y zonas oscuras, víctima del desamor y la soledad, aspira a convertirse en langosta, entendida ésta como la palinurus elephas, ese crustáceo que abunda en las costas europeas.

La disparata idea de esa sociedad del futuro inmediato, una suerte de 1984 del tiempo de la Troika, establece que no hay un sitio para la individualidad y que quienes no sean capaces de emparejarse en un tiempo marcado, se convertirán en un animal, el que prefieran. Ahora bien, ya se sabe que el ser humano, depredador de hambre oceánica, devora cuanto le rodea.

Juan Zapater