Ekainak 14, 19:30etan Igor Fenandezek ekoiztu eta grabatutako laburmetraien projekzioa. Bere hitzetan:

“He vivido en el Gran Bilbao durante 33 años, y en los últimos años he tratado de buscar los lazos entre dos de las pasiones de mi vida. Mi ocupación formal es la de psicólogo y psicoterapeuta, y ejerzo como tal, curiosamente creando el escenario en el que las personas puedan escribir su historia. El cine ha tenido para mí, al mismo tiempo, esta cualidad, ya que ha sido escenario de muchas de mis historias personales, que adquirían relevancia, existencia en la visión de directores, escritores y actores de muchas partes del mundo. He ido trazando puntos a lo largo de los años, pero poder yo mismo dibujar ahora esas líneas es todo un privilegio, aparte de una necesidad y un auténtico deleite. Sin más pretensiones que compartir lo que he creado y tratar de que otros lo disfruten, propongo esta tarde de proyección a quien quiera pasearse un rato por el verano de Nueva York.”

 

The Nature of my Game. 2012. 2 min.
Dirigido por Igor Fernández. Iñaki Toqui, Daniel Droor.

El jugador acaba de salir de su última partida de  poker clandestina. Ha ido bien, pero en su descanso se encuentra con su talón de Aquiles: la suerte que puede cambiar su mano y hacerla insegura con un gesto.

 

Always Before. 2012. 5 min.
Dirigido por Igor Fernández. Claudia Crisaffio, Lorenzo Luchetti.

¿Con qué recuerdo nos acompañamos cuando una relación termina? Sobre todo aquella que desde que nació no tenía la fuerza suficiente para perdurar. Ellos lo sentían desde el principio, pero construyeron la esperanza de cualquier manera.

 

Before Fortune. 2012. 9 min.
Dirigido por Igor Fernández. Lara-Sophie Milagro, Lorenzo Luchetti, Renata Zighulina.

“La Fortuna es caprichosa pero tú eres joven e italiano… Y recuerda: mi fortuna siempre estará contigo”. Es tranquilizador lo poco predecible que es el destino marcado, bien sea en unas cartas de tarot o en la palma de la mano, aunque sea la propia. Luca prueba suerte, de hecho en busca de la que más le guste, pero Elizabeta es más que una vidente de parque y no está dispuesta a perderle.